sábado, 7 de enero de 2012

EN QUÉ CONSISTEN LOS PROBLEMAS DE EXCITACIÓN SEXUAL EN EL HOMBRE

Hace algunos días dedique un pequeño espacio de mi blog a la problemática más común respecto a la sexualidad femenina, prometí que en otro momento me referiría a algunos de los aspectos que tienen que ver con la problemática en la sexualidad masculina, de modo que ahora os presento algunos de los datos que he podido elaborar trás la observancia precisa del manual de TERAPIA SEXUAL de J. Carrobles y Angeles Sanz acerca de la IMPOTENCIA O LOS PROBLEMAS DE ERECCIÓN en el varón.
Todo ello hace que esta disfunción sexual sea, de entre todas (Eyaculación Precoz y Retardada, Variaciones Sexuales, etc.), la más habitual encontrada en el varón, dándose un alto porcentaje entre el 37 y el 42%, dependiendo del investigador que realice el estudio.

Hablar de impotencia, supone hablar de problemas de excitación o de erección.

Estos problemas sexuales son los más frecuentemente observados en el caso del hombre.

Una de las definiciones que responde a este concepto, es que el hombre no es capaz de lograr o mantener su erección el tiempo suficiente como para poder realizar el coito y posteriormente eyacular, en por lo menos el 75% de las ocasiones (Kilman y Auerbach, 1979).

La impotencia presenta una gran variabilidad entre las personas a la hora de considerar que existe o no el problema. Son muchos los varones que tienen dificultades en alguna ocasión en el mantenimiento y logro de su erección, sin embargo unos lo pueden llegar a considerar como un gran fallo, mientras que para otros dicho fallo no constituirá un problema sexual. Los problemas a veces son más problema según la intencionalidad que les asignemos.

La variabilidad es muy grande y ésta se hace mucho más si además se tienen en cuenta las diferencias psicológicas e individuales observadas igualmente ante el mismo tipo de problemas o dificultades.

Los problemas de excitación sexual en el varón aluden por un lado a, la excitación sexual inhibida y por el otro, como ya he mencionado, a la dificultad para la erección o su mantenimiento. El análisis funcional puede abarcar tanto la dimensión temporal (Primaria /Secundaria), como la dimensión situacional (General /Situacional), la del grado de severidad (Total /Parcial), y para finalizar la dimensión Etiológica (Orgánica /Funcional).

La impotencia responde a causas de origen físico u orgánico, estimándose por los avances biomédicos que, hasta casi un tercio de estos problemas tienen origen físico, aludiendo como causas más frecuentes:
  •   Trastornos arteriales o vasculares de la zona genital
  •  Erecciones dolorosas y persistentes por un problema de alta presión en los cuerpos cavernosos. (Priapismo).
  •  Déficits o lesiones neurológicas en los nervios pélvicos.
  •  Enfermedad de Peyronie.
  •  Deficiencias hormonales (andrógenos).
  • Enfermedad del Varicocele (disminución de testosterona).
  •  Diabetes y otras enfermedades que pueden producir de forma secundaria problemas de erección.
  •  Utilizar drogas, alcohol, barbitúricos, heroína, cocaína, anfetaminas, fármacos antidepresivos, hipo-tensores y algunos tranquilizantes.
Pero, la mayor parte de problemas de excitación sexual están explicados por  causas de tipo psicológico.

La ansiedad relacionada con la actividad sexual es una de las causas más destacadas, los problemas de estrés o vivir continuadamente bajo situaciones cotidianas complicadas tanto en el trabajo, las relaciones de pareja e incluso las familiares, junto con un alto grado de cansancio favorecen indiscutiblemente estos problemas. Estas circunstancias pueden constituir factores importantes para que aparezcan y se mantengan los problemas de impotencia sexual.

Algunos pensamientos, creencias, expectativas o estilos cognitivos respecto a la concepción de la sexualidad, pueden también potenciar este tipo de dificultades sexuales. Breve ejemplo de ello, es el individuo que tiene en su cabeza aspectos como este, “Tengo que satisfacer a mi pareja sexualmente. Todo depende de lo eficaz y potente que sea yo en mis relaciones con mi pareja.” (Distorsiones cognitivas)

Según el autor Ciociola, G. es relevante mencionar el continuo de las 11 categorías donde se observan los fallos en la potencia o capacidad sexual del varón, con respecto al impulso erótico y así, reseñar, este tipo de problemas:

1.    Ausencia total de deseo y de capacidad para la erección.
2.    Tener deseos eróticos sin capacidad física para la erección.
3.    Poder lograr una erección parcial, con algunos tipos especiales de estimulación.
4.    Erecciones intensas y capacidad para realizar el coito, si se mantiene la tumescencia, con métodos especiales de estimulación.
5.    Erecciones matutinas espontáneas y no en otros momentos del día, utilizándose la técnica  de estimulación que se utilice.
6.    Erecciones débiles en cualquier circunstancia combinadas con erecciones consistentes y poder penetrar vaginalmente tras una estimulación prolongada del pene.
7.     Erecciones que suceden por simples caricias del cuerpo y otros estímulos eróticos.
8.    Erecciones espontáneas con estímulos eróticos no táctiles de gran intensidad.
9.    Erecciones espontáneas e inmediatas aunque con un estímulo erótico muy leve.
10.    Erecciones muy intensas, vigorosas y espontáneas con un intenso impulso sexual.
11.    Erecciones muy intensas y vigorosas, junto con un poderoso impulso sexual.

Una forma médica para contra-restar la impotencia es la colocación de prótesis que se efectúa en forma quirúrgica y consiste en la introducción, dentro de los cuerpos cavernosos de dos vástagos de Silastic, que es un material que tiene características muy especiales de rigidez, permitiendo de esa manera que el paciente pueda tener un acto sexual con la correspondiente introducción del miembro en La vagina.

PROTESIS INTRAPENEANA CON EL PENE EN ESTADO DE FLACCIDEZ
La prótesis (dos vástagos de Silastic), se introduce en los cuerpos cavernosos en forma quirúrgica, confiriéndole al pene características especiales de rigidez.


PRÓTESIS INTRAPENEANA CON EL PENE EN ESTADO DE ERECCIÓN
La rigidez obtenida por la introducción de 2 vástagos de Silastic dentro de los cuerpos cavernosos, permiten al paciente tener un acto sexual con introducción de pene en la vagina.


La utilización de dichas practicas quirúrgicas suelen darse con pacientes afectados de una impotencia sexual severa con causa física y donde ya no son posibles otros tratamientos clínicos.

A.R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada